Ikea & Marx

Uno de los principales motivos por los que ya no escribo tan a menudo, es que por fin Aurora y yo hemos alquilado una casa y nos encontramos en la absorvedora fase de la “decoración”.

¿A quien no le gusta la decoración?

Desde hace cosa de 10 años para atrás, amueblar una casa era algo que se hacía paulatinamente, a no ser que fueses rico o te acabases de casar, porque los muebles siempre han sido caros, y de hecho lo siguen siendo, salvo, como todos sabemos, en ikea (me niego a linkarlos).

Cuando alquilamos nuestra humilde bohardilla de 40m2, sabíamos que para amueblarla había dos caminos: el camino “de antes”, comprar un sofá feo, una mesa de pino, 4 sillas plegables de madera y un par de lamparas, o el “nuevo camino”, Ikea, o lo que es lo mismo, muebles modernos y atractivos a un precio increíblemente barato (toda la casa por solo 1500€).

Como era de esperar, nos decantamos por el segundo, y bueno, sabemos, o más bien intuímos, que el sofá “mysinge” color café de 3 plazas con mesita auxiliar para el portátil y apoyabrazos reclinables, que se hace cama individual, y cuesta 340€ , no durará demasiado, probablemente al cabo de un año, la tapicería esté sucia o rota y la espuma habrá cedido, pero… ¿y qué más da? nos gusta mucho y no sabemos cuanto tiempo estaremos en esta casa. Esperamos que cuando podamos aspirar a otra mejor compremos muebles mejores, y si se rompe, al fin y al cabo son solo 350€.

¿Os dais cuenta? las cosas han cambiado mucho, antes comprábamos con la esperanza de que los poductos durasen lo máximo posible, ¡era un razonamiento logico! pero ahora, quizás a sabiendas de que las cosas no durarán mucho por muy buenas que sean, compramos sistemáticamente lo que más nos gusta dentro de la gama a la que podemos aspirar, (si eres de mi estatus social, ikea, si tienes un poco más de pasta Habitat o La Oca, y si tienes más, casas de decoración) sin que la calidad sea algo extrcitamente imprescindible, y de ese modo, cuando el objeto se rompa o se quede obsoleto o desfasado, podremos disfrutar del placer que implica el volver a COMPRAR.

Es una “nueva” manera de hacer las cosas, una redefinición del sistema ¿recordais la mítica escena de fight club en la que Edward Norton , hojeando en el baño un catálogo de ikea, pide por teléfono un nuevo e impronunciable mueble? creo que ilustra brillantemente esa nueva mentalidad.

Es precisamente lo que el capitalismo siempre necesitó para ser aun más efectivo, ¿cómo nadie se dió cuenta antes? han bajado los precios de producción a costa de la calidad y continuamente se producen cosas nuevas para incentivar el consumo, y así acabamos comprando muchísimo más, al fin y al cabo es lo que los empresarios quieren y lo que a nosotros no produce placer, “poseer cosas nuevas”. (Sí, sé que esto no es realmente nuevo, pero ahora ya sí está asentado a nivel global)

Pero hay algo que me resulta aun más fascinante que esa estrategia.
Y es que en realidad , este nuevo triunfo del capitalismo, se parece muchísimo al ya moribundo comunismo. Todos tenemos los mismos muebles en casa, y todos vestimos con la misma ropa, la de inditex, h&m o alguna otra gigaempresa, y eso, esa estandarización, se parece muchísimo al comunismo. La mayor diferencia es que el catálogo es mucho más extenso y se renueva más a menudo.

Sea como sea, Ikea es un tema que da para hablar mucho, desde sus laberínticas e hipnotizantes tiendas, (no trates de volver hacia atrás) , la locura colectiva que implica en una comarca su apertura, (avalancha masiva en Edmonton, UK) los impronunciables y enigmáticos nombres de sus muebles, los lápices gratis, o la bonita pero asquerosa comida del restaurante. Ikea No deja indiferente a nadie, todos lo odiamos y a la vez lo amamos.

¿Seguro que Marx no era sueco?

8 Comments

  1. Anonymous

    Quizás no era sueco….pero seguro que se lo hacía.

    Bueno Edums, muchas felicidades desde Cal Barbero Banús, estamos ansiosos de ir a los madriles para disfrutar de una buena comida con una insuperable compañía.

    Saludos

  2. Josete

    A mi esto me pasa con los “gadgets” electrónicos porque todavía no tengo casa propia ;)

    Es increíble, te compras una cámara digital y a los pocos meses la han mejorado en varios aspectos y la tuya se ha quedado prácticamente obsoleta.

    Me acuerdo que cuando mis padres se compraban un cámara era “la cámara” y pasaba a ser un miembro más de la familia y sabían que les acompañaría por lo menos 15 años, esto ahora es impensable.

    Y la comparación con el comunismo es buenísima, somos todos iguales, vamos a los mismos sitios, comemos lo mismo y hablamos de lo mismo y nos creemos libres y diferentes. Por eso trato de evitar los centros comerciales y las salas multicines estilo Kinépolis.

    Por cierto, queremos ver esa buhardilla amueblada, y ese sofá “multitarea” ;)

  3. robez

    jaja, acertados comentarios edu, lo he estado pensando y creo que no soy el mas indicado para postear algo sobre IKEA..
    o si? ;o)
    en los tres ultimos años he debido hacer una docena de visitas a madrid y en cada una de ellas, hubiera viajado en coche o avión me he (nos hemos) pasado por el paraiso del ‘compra aunque no tengas sitio en casa en donde ponerlo’..
    IKEA me ha creado necesidades que no tenía, eso quiere decir que su filosofía y marketing son absolutamente demoledores… y soy comprador exclusivamente de complementos de decoración, iluminación y pequeños muebles auxiliares, por razones obvias de distancia.
    como dato curioso, cada vez que voy al megasueco lo hago cargado con una lista infinita de cosas que adquirir por encargo y es que aunque estemos a 600km del almacén mas cercano, todos mis amigos tienen el catálogo actualizado semestralmente. ahi lo llevas.
    ah, por cierto, por si no lo he dejado claro: adoro IKEA!

  4. Anonymous

    Hola Edu, solo dejarte un comentario de ánimo. Soy un diseñador absolutamente fascinado con tus reflexiones. No importa que no escribas muy a menudo. Lo importante es que cuando lo haces, das siempre en el clavo.

    Sobre lo de ikea…solo decir que me dejaría mi sueldo entero ahi dentro, y eso que no tengo casa propia. Y me importa un pepino si voy a casa de fulano y tiene un mueble igual que el mio, eso reafirmaría más mi elección ¿no?

    Un saludo

  5. hatie

    ¡Así que casa nueva!! Barcelona, Tarraco Imperial o la capital chulapona? En cualquier caso, mucha suerte!

  6. Anonymous

    Bueno EDUCART, a ver si disfrutas mas del mundo capitalista y nos vamos al VIPS a comernos unos Sanguchitos!…jejej..Te mando toda la suerte del mundo desde las playas brasileras, y un besote a Auris.
    Espero verte pronto…Osquitar

  7. David

    me parece muy interesante tu reflexión sobre el capitalismo y el consumismo en el nuevo mundo globalizado..pero creo que en tu comparación con el comunismo has dejado un dato muy importante de lado…

    en el antiguo modelo todo beneficio revertía en la ciudadanía, existía el concepto de “beneficio social”; en nuestro modelo actual, cada vez que compramos en Zara, H&M,… estamos consintiendo y prmoviendo con nuestro propio dinero que los pobres deben ser cada vez más pobres, y los ricos cada vez más ricos, a costa de las expropiaciones de los recursos de los paísees “pobres”.

    otra cosa es hablar de precio y de identificación social con una marca y/o estilo de ropa…en eso creo que caemos todos, yo el primero, que compro casi toda mi ropa en h&m

    pd: el gráfico comparativo “amuebla tu estudio dignamente” me ha parecido realmente divertido, brillante

  8. Anonymous

    Hola
    Soy una enfervorizada adicta a IKEA, tanto es así que solo me he comprado un piso para poder amueblarlo con sus muebles, bueno, no ha sido así exactamente, pero casi. Realmente hice lo mismo que comentas, elaboré una lista con todo lo que necesitaba, excepto la cocina porque no me encajaban las de IKEA y la mia ha salido realmente barata, pero juntando todo, desde la mesa del comedor o las estanterias hasta la escobilla del W.C., pasando por los ganchos de colgar en la barra de la cocina, etc., he amublado mi casa de dos habitaciones con 3.000 €, y para colmo quedá chulísima, no le falta un detalle y está llena de color y luz, lo cual me fascina, sobre todo porque en mi casa todos los mubles eran oscuros, igual que en casa de mi pareja o en la de mis amigos que han decorado en otras tiendas.
    El otro día entré en Habitat por primera vez, y la sensacion fue como si hubiera descubierto que mi madre tenia una gemela que no conocía, vamos que todo me sonaba de IKEA, mubles, jarrones, velas… todo, todo, menos los precios, lo cual me da que pensar, o los de Habitat son unos estafadores que cobran 10 veces lo que cuesta algo o los de IKEA me timan y realmente de calidad nada…
    Claro que he descubierto dos cosas;
    1)Que cuando sale un articulo en IKEA siempre es mejor comprarlo en la primera tirada porque luego bajan la calidad
    2) Que como bien dices hay ciertos objetos que según su precio estamos a dispuestos a comprar para que duren o no, por ejemplo, culquiera compra una maceta a 2€ auque no la quiera para nada y al mes se seque, pero si la maceta cuesta 30€ y te garantizan que dura mas de un año no la compras porque es muy cara ¿? Al fin y al cabo el gasto es el mismo.
    Pues eso, que prefiero gastarme 3.000 € en mil cosas de los suecos a gastarmelos en una mesa y ocho sillas de teca para el salón, que luego hay que dormir en el suelo y está muy frio.
    Desde que pusieron IKEA en mi ciudad tengo un presupuesto mensual de gastos en IKEA, como el telefono…
    En serio, alguien más ha tanido la sensacion de tener un dejavú al entrar en Habitat?
    Gracias y enhorabuena por el Blog.
    Reyes. Sevilla.

Leave a Reply