Portugal

Es extraño que tardase tanto en descubrir Portugal, es como si en general los españoles viviésemos de espaldas a él, estamos acostumbrados a verlo continuamente en el mapa del tiempo, ahi.. casi como si formase parte de nuestro país, pero en realidad es un gran desconocido. Es como una familia que vive en el apartemento de al lado, que sabes que existe, porque ves su puerta y su felpudo, pero que de pronto una mañana la conoces en el ascensor, hablas un poco y te das cuenta de que es encantadora interesante y más sofisticada que la tuya, de que no es un pais tan retrasado como nos hemos creido los españoles, y de que en realidad, es infinitamente más europeo, con mayúsculas y entre comillas, que nosotros.

En realidad el término europeo, es incorrecto pues España es 100% europea, pero en la arquitectura, el diseño gráfico y en muchos otros refrentes visuales, las ciudades portuguesas recuerdan a un compendio de muchos otros paises de Europa e incluso Latinoamérica.. Lisboa tiene barrios que me recordaron a Barcelona, y a ese aire mediterraneo de Italia y Grecia, con calles estrechas medio sucias y con ropa tendida, pero a la vez hay confluencias de calles que son típicamente parisinas.. y plazas sacadas de alguna ciudad británica… Dicen que Lisboa es dama y Oporto Varón, y es algo tremendamente cierto, y es en realidad tras visitar Oporto, que decidí que tenía que escribir algo sobre Portugal, pues es la ciudad más auténtica de Europa que he visitado hasta el momento…

La globalización a penas ha llegado al corazón de la ciudad, y uno se encuentra con una increíble decandencia de lo que debió ser una ciudad de lujo. En Oporto puedes encontrar negocios, carteles y locales de los años 60 y 70 prácticamente intactos y en total vigéncia.. no hay McDonalds, Starbucks ni nada que se le parezca y si hay alguno está muy escondido… en Oporto hay cafés antiguos, cines cerrados, casas abandonadas tiendas viejas y ancianos sentados a la espera de que algo suceda… y a la vez, arquitectura moderna un metro innovador, museos deliciosos y los clubes más underground.. os aseguro que no deja indiferente a nadie, tanto para bien como para mal.

Lo mejor de todo es que puedes ver todo eso con un clima fantástico, entendiéndote sin problema con los nativos, a precios de aquí y sintiéndote como en tu casa, al fin y al cabo portugueses y españoles somos como hermanos.

Portugal existe.

Mis fotos de Oporto.

7 Comments

  1. javier

    Vaya, me alegro de que os gustase. La verdad es que es especial, pero en mi opinión no bate a Lisboa. Sólo que la Lisboa de verdad hay que buscarla mucho, pero cuando la encuentras te encanta.

    Por cierto, estuvimos en Oporto y sacamos fotos parecidas a las tuyas :-)
    http://www.flickr.com/photos/gagarin/sets/297967/

  2. Anonymous

    Ummm, es un viaje que no me había planteado, pero ahora me dieron ganas de visitarlo y estando tan cerquita… :)

  3. edu moratinos

    Yo tampoco creo que bata a Lisboa.
    Lisboa es “la niña de mis ojos” pero Oporto, como experiencia me pareció más intensa… además lelgamos en un dia festivo y estaba desierto.. solo habia viejos aburridos y tullidos.. Y en la parte vieja bajo la catedral, vimos yonkis vendiendo heroina a saco.. no sé, me pareció estar viendo escenas del Madrid y el Barcelona de los 80..

  4. JACOBO ZANELLA

    Tuve la dicha de viajar extensivamente por España (6 semanas) y Portugal (3 semanas) y sí hay una GRAN y CLARA diferencia entre ambos países, me llama mucho la atención cuando leo en algunos sitios que son parecidos; son casi opuestos, por la gente, más que nada. Amo ambos países, comí delicioso, visité lugares inolvidables. Me gustó tu post Edu, me hizo sentir nostálgico, sólo tendría una observación qué hacer, si me la permites, creo que en español se dice Porto, no Oporto. Tomé muchas fotos de Portugal, lástima que tenga tan pocas online.

    Ahora, es difícil pornerme en su lugar (de españoles), pues teniéndolo tan cerca y con todo el tema histórico, como dices, de siempre verlo como el vecino desconocido, talvez no represente una atracción real como para nosotros.

  5. edu moratinos

    Jacobo, debes saber que leí tu diario de portugal antes de escribir mi post, y aunque mi “literatura” (si es que asi se le puede llamar), es burda y plana, casi opuesta a la tuya, por cierto, el post, está un poco motivado por tu relato, El que he de confesarte, es realmente delicioso… y envidiable! (esa manera de viajar es un lujo que no está ami alcance..)

    Respecto a la oposición de caracteres entre portus y españoles, estoy casi de acuerdo contigo, pero lo que sucede es que España es tan grande en cuanto a idiosincrasias, que es una afirmación un poco generalista, yo soy catalán y he de confesarte que me identifico bastante con los portus, por ese caracter silencioso, desconfiado y medio cerrado, tranquilo y apacible… sinembargo un castellano, o un andaluz es todo lo contrario…

    En algun lugar leí que los Portugueses tienden a desconfiar de los españoles, quizás sea algo relacionado con la memoria histórica y (con toda la razon).

    Un saludo y gracias por escribir!!
    pd: en español Oporto, es portugues Porto.

  6. alt124

    Yo prefiero con creces Lisboa…a mi en Oporto me daba la sensación de que todo el mundo era yonki y que en cualquier momento me iban a robar todo lo que llevaba encima.

  7. Anonymous

    Hola. Soy alicantino y llevo casi un año viviendo en Oporto. Soy un español atípico aquí, pues la mayoría de paisanos con quienes me topo son gallegos y la verdad, cada día me fascina más, ya no la ciudad en sí, aunque yo vivo en una “freguesia”, sino el país en general. Adoro la educación de la gente, el acogimiento en general. Lógicamente hay de todo, y encuentras “resentidos” que odian a los españoles (‘cunhos’ como ellos llaman) por antecedentes históricos, o acontecimientos personales negativos y desgraciadamente generalizados. Los españoles tienen fama de egocéntricos, orgullosos, prepotentes y de superioridad, y al final uno acaba por pagar esas circunstancias, pero en cuanto al carácter de las personas, superando ese primer impacto, aseguro que consigues amigos para toda la vida. Las condiciones económicas del país, es indiscutible, no son como las españolas, y la explotación laboral es excesiva, los sueldos pésimos, pero en cuanto a evolución, no deja que desear. Coches caros (aunque lógicamente importados, pues aquí son carísimos, entre otras cosas por el 21% de IVA), casas (moradias) envidiables, comida inigualable… La gente en general es maravillosa, y hablo sobre todo de las nuevas generaciones, que creo que en muchas partes de España está “perdida”. El nivel de delicuencia es bajísimo, y un delito banal (según mis conceptos) llega a ser un escándalo público. Porto (Oporto)es una fantástica, Cais de Gaia, A Ribeira, Palácio de Cristal, Os Clérigos, Parque da Cidade, Matosinhos… es una ciudad contemporánea, que se renueva a pasos agigantados, preparada y abierta para el turismo masivo.
    Insisto en que aquí, a veces, existe un patriotismo exageradamente pronunciado (independientemente de las rivalidades entre norte y sur -mouros e tripeiros-, y eso a veces dificulta las relaciones y ayudan a que te sientas extraño, fuera de lugar, no sé cuáles son los motivos (y hablo de la época en la que vivimos, no en la de los reyes católicos, ni Franco…) para que “de España no vengan buenos vientos ni buenos casamientos”. De momento, ni en mi trabajo ni en mis amistades he tenido conflictos ni distinciones, al contrario, me han tratado de maravilla y me han apoyado a integrarme, y lógicamente cuenta mi fuerza de voluntad.
    Portugal es un país extraordinario, siempre y cuando sepamos valorarlo y dejemos a un lado las minorías que ensucian la imagen de una cultura, de una raza y hasta de una país entero.

Leave a Reply